Tarta de Ricotta con Salsa de Frambuesa

La tarta de ricotta, cheesecake o tarta de queso, es una de las preparaciones dulces más populares de la historia, cuenta con miles de fanáticos en todo el mundo.  El cheesecake es un clásico de la pastelería que sólo con nombrarlo o escuchar su nombre nos transporta a alguna cafetería de Nueva York. Pero sus orígenes no tienen nada que ver con esta moderna y cosmopolita ciudad, sino más bien con los Griegos y los Romanos. El pastel de queso ha sido el resultado de muchos cambios a lo largo de los siglos. Su nacimiento remonta 4000 años atrás, en la Antigua Grecia, donde se consideraba una buena fuente de energía y era alimento para los atletas en los juegos olímpicos.

cheesecakericotta

La primera receta de esta maravillosa tarta fue redactada por el  escritor Ateneno en el año 230 d.C. La preparación consistía en calentar el queso triturado en una olla de cobre con miel un poco de harina, se dejaba enfriar y servía.

Cuando Grecia fue conquistada por los Romanos, el Cheesecake o tarta de queso se consideró un motín de guerra. Ellos cambiaron la receta incluyendo huevos y la hornearon entre ladrillos calientes, la llamaron libum y se servía en ocasiones muy especiales.

Con la extensión del Imperio Romano, el cheesecake llegó a los países de Europa y cada uno de ellos fue modificando la receta según sus gustos y tradiciones culinarias. En el siglo XVIII es cuando esta tarta comienza a parecerse a lo que conocemos hoy. Finalmente  este pastel llega a América con la llegada de los primeros colonos europeos.

La adición del queso crema fue en 1872 cuando un fabricante de queso de NYC por casualidad obtuvo un queso cremoso y suave, en vez de una variedad francesa que andaba buscando. Este queso crema lo vendió con el nombre de Philadelphia Cream envuelto en papel aluminio y en 1928 la compañía Kraft compró esta pequeña fábrica.

Desde principios del siglo XX el Cheesecake es un ícono para los neoyorquinos y cada cafetería se cree tener la mejor versión de este espectacular pastel de queso. Pero la versión original se le imputa a Arnold Reuben, un joven alemán que llegó a USA y se dedicó a la restauración. Un día fue invitado a una comida en la que probó un delicioso pastel de queso que lo dejó alucinando. Preparó muchas recetas buscando la ideal  hasta que la encontró …. El cheescake neoyorquino.

A demás de encontrar delicosos pasteles de queso en NYC, también los hay en Chicago donde tienen una versión con crema agria, en St. Louis se rellena con una capa adicional variada entre la capa de queso crema.

Muchos países tienen su propia versión de la tarta de queso, en Italia se elabora con ricotta o mascarpone y miel, los griegos usan queso feta o Mizithra, los alemanes incorporan queso cottage y elaboran la base con una masa recién hecha y no con galleta molida. En Polonia tienen su propia versión llamada Sernik, en Japón combinan claras con almidón de maíz. También existen variedades hechas con quesos azules, ajíes, productos del mar y tofu. 

Aquí les hemos dejado una reseña sobre este maravilloso pastel de queso que tiene 4000 años de vida. Ha trascendido a lo largo de la historia conquistando los más exigentes paladares de las distintas étnias por miles de años hasta nuestros días.

Fuente: Directo al Paladar

Tarta de Ricotta
Imprimir
Tiempo de Preparación
15 min
Tiempo de Cocción
60 hr
Tiempo de Preparación
15 min
Tiempo de Cocción
60 hr
Ingredientes
  1. 1 kilo de ricotta
  2. 1 naranja (ralladura)
  3. ⅓ taza de harina
  4. 1 taza de miel
  5. 6 huevos
  6. 1 cdta de extracto de vainilla
  7. 1.5 paquetes de galletas
  8. 115 gr de mantequilla
  9. 2 cdas de azúcar flor para espolvorear
  10. 300 gr de mermelada de frambuesa o zarzaparrilla
Preparación
  1. Precalentar el horno a 180ºC. Preparar molde de 25 cms.
  2. Moler las galletas mezclar con mantequilla derretida. Cubrir un molde aro 25 cm de diámetro presionando las galletas en la base del molde. Reservar.
  3. En un bol mezclar la ricotta, miel y zeste o ralladura de naranja. Suavemente mezclar con la harina hasta lograr una mezcla homogénea.
  4. Agregar los huevos, uno a la vez. Mezclar con una espátula. Integrar la vainilla.
  5. Verter con cuidado en el molde. Hornear a 150°C una hora hasta que se vea firme en el centro o hasta que al introducir un mondadiente salga seco. Retirar del horno y refrigerar por 3 horas.
  6. Cubrir la superficie con la mermelada de frambuesa. Servir.
Espacio Culinario http://www.espacioculinario.cl/
Comparte en tus redes sociales

1 Comentario

Dejar respuesta