Risotto de Zapallo y Queso Azul

Hacer risotto no es complejo, lo importante es usar una olla de fondo
grueso u olla de fierro enlozado para que el calor se distribuirá de manera
homogénea. Si no se quiere usar vino, se puede
reemplazar usando vinagre de calidad y usando la mitad de la cantidad de vino.
Para el risotto se puede usar arroz arborio, carnaroli o vialone nano, este último es un grano más pequeño por lo que es más delicado. Se destacan por tener un alto contenido de almidón, el que se libera lentamente durante la cocción del risotto otorgando textura cremosa y también destaca por absorber mucho líquido, por ello la preparación consiste en ir integrando lentamente el caldo para que éste integre todo el sabor. Se debe revolver de vez en cuando y gentilmente
para el grano de arroz  libere su almidón, con cuidado para no romper el grano,
jamás debe deshacerse.
Los granos absorberán todo el sabor de lo
que se incorpore. Por ello se recomienda cocinar con un vino de la misma
calidad con el que se maridará el risotto y también usar un buen caldo hecho en
casa.
Otra cosa que les queríamos contar es que hemos estado con el corazón apretado porque un primo tuvo un accidente. En estos momentos estamos a la espera que despierte del coma inducido… esperando lo mejor se ha establecido una cadena de oración a las 22hrs, que si quieres apoyarnos no importa si rezas, cantas un mantra o envías buenas vibras. Todo sirve y se agradece.
Risotto de Zapallo, salvia y queso azul
4 porciones
  • ½ cebolla o 1 chalota en brunoise
  • 2 cdas de Aceite de oliva
  • 3 tazas de caldo de pollo o verduras
  • ½ taza de vino blanco
  • 1 taza de arroz arborio
  • 6 hojas de salvia
  • ½ taza de zapallo cocido al vapor o al horno
  • Trozo de queso azul
  • Queso parmesano fresco 
  • Pimienta

Moler ½ taza de caldo con el zapallo cocido. Reservar.
Calentar el resto del caldo en una olla a fuego suave.
Colocar una olla de fondo grueso a fuego medio, agregar 2 cdas de aceite de oliva y  rehogar la cebolla hasta que esté transparente. Agregar el arroz y revolver por dos minutos, incorporar el vino revolviendo hasta que se evapore completamente. A partir de este momento ir agregando el caldo de “a cucharones”, revolviendo de vez en cuando hasta que el arroz esté al dente, a mitad de cocción agregar el zapallo procesado con el caldo y hojas de salvia. La cocción del risotto demora de 18 a 20 minutos aproximadamente.  Terminar agregando queso parmesano fresco rallado a gusto y pimienta.
Para el montaje: Disponer un poco de risotto en un plato y agregar trocitos de queso azul cortados con las manos. Servir de inmediato.
   

Comparte en tus redes sociales

2 Comentarios

  1. Justo encontré el blog y que feliz sorpresa que la receta destacada sea de uno de mis platos favoritos! Nunca lo he hecho con salvia, así que… a cocinar! 🙂
    Hermoso el layout, preciosas las recetas, lindas las fotos. Sin duda, un blog para seguir!!! 🙂

Dejar respuesta