Pizza a la piedra sin gluten y sin queso

Puede parecer raro hacer una pizza sin gluten y sin queso, sin embargo, quienes han probado este invento la han encontrado exquisita y dicen que claro, no es exactam
ente igual a una pizza tradicional, pero se siente como si uno estuviese comiendo una pizza.

En EEUU, países de Europa y quizás en otros lados es fácil encontrar harina sin gluten o queso sin lactosa, pero en Chile puede ser complicado y por lo demás, aunque existiesen, no creo que sean muy naturales por todos los procesos que deben tener que pasar para llegar a ese resultado. De hecho, hace poco leí el libro de Michael Pollan «Saber Comer: 64 reglas básicas para aprender a comer bien» y una de las cosas que dice es evitar aquellos alimentos que estén muy procesados.
Por eso, esta receta tiene ingredientes naturales que pueden encontrar en cualquier supermercado y no requiere conocimientos especiales ni nada. Ahora la pregunta ¿Por qué comer sin gluten y sin queso? No soy diagnosticada como celíaca ni intolerante a la lactosa, pero pienso que el mismo cuerpo nos habla y hay que aprender a escucharlo.
A fines de junio estuve en el Workshop de Food Styling & Photography de Beatrice Peltre. Este duraba casi una semana y prácticamente todo lo que nos cocinaban era sin gluten porque habían varias personas eran celíacas. Debo admitir (sin sentirme orgullosa, sino avergonzada) que comí como vaca, arrasaba con todo, claramente me sentía más que satisfecha después de haber tragado todo lo que me ponían por delante. Sin embargo, pasado un rato después de comer me sentía bien, nada de hinchazón ni malestar. En conclusión, decidí que me hacía bien comer sin gluten.
Por eso ahora quiero tratar de cambiar mi dieta y disminuir el consumo de gluten. Creo que no hay volverse fanático con el tema, pero hasta es entretenido hacer de la cocina un laboratorio. Por suerte, este experimento de masa sin gluten fue un éxito. Espero que la puedan probar y nos cuenten cómo les fue.
Pizza a la Piedra (Sin Gluten, Sin Queso)
para 4 pizzas de 25 cm de diámetro
Para la masa:
50 gr de harina de linaza
100 gr de harina de arroz
100 gr de harina de maíz
100 gr de harina de quínoa
50 gr de almidón de mandioca
1/2 cdta de sal de mar
1 cdta de azúcar
19 gr de levadura fresca
Para el relleno:
Hummus de garbanzo
Puñado de rúcula
8 rabanitos
4 cdas de quínoa cocina
8 corazones de alcachofas

Dejar remojando la harina de linaza con 5 cdas de agua fría por 30 minutos, debe formarse una pasta algo ligosa.
Juntar los ingredientes secos, formar un volcán y al centro agregar la pasta de harina de linaza, el azúcar, la levadura e incorporar 1/2 taza de agua tibia. Dejar reposar por 10 minutos o hasta que se forme una espuma.
Amasar e incorporar la sal y agua tibia suficiente para lograr una masa homogénea. 
Dejar reposar tapada con un paño húmedo. La masa no será elástica por la falta de gluten ni quedará esponjosa porque es pesada, pero subirá un poco después de 1 hora de reposo.
Precalentar el horno a 200ºC.
Amasar nuevamente y dividir en 4 porciones. Formar círculos de 25 cms con cada porción, espolvoreando la superficie con almidón de mandioca.
Agregar salsa de tomates, idealmente casera y hornear por 10 minutos o hasta que apenas comience a dorarse.
Retirar y cubrir con una capa de hummus y agregar los corazones de alcachofa en trozos. Hornear nuevamente por unos 10 minutos o hasta que tome temperatura. Retirar, cubrir con rúcula, rabanitos y espolvorear unos granos de quínoa cocida.
Servir de inmediato.
Comparte en tus redes sociales

4 Comentarios

  1. Hello Fran.

    Definitivamente uma pizza diferente, eu adoro pizza, e estou inclinada a experimentar sua receita.

    ps.: I added your blog link to my link love so it makes it easier not to miss a new post.

    Beijos

  2. Hola, quisiera saber si el almidón de mandioca es reemplazable por otro ingrediente.

    Gracias!

Comments are closed.