Ostras

Cuando chica me encantaban las otras, recuerdo sentarme con mi papá cada uno con una fuente. Lamentablemente tres veces tuve problemas estomacales, concluyendo que era alérgica o simplemente mi organismo no simpatizaba con recibir este fruto del mar. 
Hace unos años decidí volver a intentar, una al principio, dos después y ahora puedo comer un poco más. Para disfrutarlas al máximo me gusta limpiarlas en agua con un poco de sal y harto hielo, servir en una fuente con hielo para que se mantengan fresquitas. (Colocar algún posillo para ir dejando las conchas).
Generalmente las como con unas gotas de limón y a veces un toque de salsa de soya. En esta oportunidad les propongo preparar un dressing de jugo de limón, un toque de salsa de soya, cilantro bien picado y rocoto. ¡¡no se arrentirán!!
Sugiero maridar con champagne, espumante con Wild Hibiscus o un rosé. ¡Ñami!
Comparte en tus redes sociales

5 Comentarios

  1. Me gustan mucho las ostras, suelo acompañarlas con Champgne, una delicia, pero es cierto que hay que tener mucho cuidado ya que es un producto que se consume crudo.
    Se ven tan apetitosas!
    Besos

  2. Se ven preciosas tus ostras, estoy segura que me va a gustar este aderezo, la salsa de soja es mágica y qué decir del rocoto, me encanta. Besitos

  3. Mmmm, qué buena pinta tienen esas ostras!! A mi me gustan también con unas gotitas de tabasco… Por cierto, Qué es el rocoto?

  4. Se ven ricas tus ostras, sin embargo yo solo puedo comerme 2 o 3 parece que no soy de esas personas que se fascinan por ellas (como tu papá). Aunque debo reconocer que las encuentro muy chik. Cariños a las dos

Comments are closed.