Cabritas con té Matcha

Las cabritas (o palomitas de maíz) se han vuelto un snack adictivo… el maíz curagua es barato, rinde muchísimo y la gracia de prepararlas en casa es que la variedad de sabores es infinita. En este post les dejamos la receta de una versión con matcha, pero antes les contaremos un poco de este ingrediente de origen asiático.

Cabritas con Matcha

Seguramente han escuchado algo del Matcha… (no machas, esas son ricas a la parmesana, jijiji). El té matcha tiene su origen en China, luego llevado a japón por monjes budistas japoneses para consumirlo durante sus meditaciones. Debido a su alto contenido de L-teanina el matcha calma, relaja, mejora el ánimo y ayuda a la concentración. 

Siguiendo con las propiedades de este polvo de color verde intenso, les podemos contar que da energía, ayuda a la digestión, es rico en fibra, vitamina C, es alto en clorofila (que ayuda a desintoxicar), entre otras cosas. O sea, un tremendo alimentos para incorporar en nuestras dietas.

Tradicionalmente se realiza un ritual de preparación con un batidor de bambú que requiere de tiempo y técnica. Pero también se ha puesto de moda incorporar el té matcha en recetas de forma más occidentalizada como estas cabritas que logran un sabor a matcha suave, perfecto si recién estas experimentando con este ingrediente.

Esta receta forma de parte de cinco recetas que desarrollamos con matcha para la revista Mujer LT.

Cabritas con té Matcha
Porciones 5
Una receta diferentes para preparar un snack cautivante.
Imprimir
Tiempo Total
20 min
Tiempo Total
20 min
Ingredientes
  1. ⅓ taza de maíz de curagua
  2. 6 cdas de Aceite de oliva
  3. jugo de ½ Limón
  4. 2 cdas de Matcha
  5. ½ cdta de sal
Preparación
  1. Calentar una olla a fuego fuerte. Agregar 2 cdas de aceite de oliva y agregar el maíz. Revolver hasta que comiencen a explotar, bajar el fuego y poner la tapa dejando entreabierta para que pueda salir el vapor (esto es muy importante para que no queden chiclosas).
  2. Mientras tanto preparar el sazonador: disolver el matcha con un poco de agua caliente, agregar 4 cdas de aceite de oliva, jugo de limón y sal.
  3. Una vez que las cabritas terminen de explotar. Aún calientes mezclar con el sazonador y revolver.
  4. Servir.
  5. Se pueden guardar por un día en un recipiente hermético. Si pasan más días pueden ablandarse, en ese caso llevar al horno a temperatura baja por uno minutos y volverán a estar crocantes.
Espacio Culinario http://www.espacioculinario.cl/
Comparte en tus redes sociales
Compartir
Artículo anteriorPan Amasado
Artículo siguienteÑoqui de té Matcha

2 Comentarios

Dejar respuesta